Es posible que estemos más cerca que nunca de 1984, la fantasía distópica de George Orwel.

Demócratas y republicanos, las andanzas y desvaríos de Mister Trump, o incluso lo que pase o deje de pasar en Estados Unidos son temas que, a nosotros los españoles, la mayor parte de las veces nos tiene sin cuidado. Lo que no pasa desapercibido son los rumores que ahora surgen en muchos diarios norteamericanos: comienzan las apuestas para la presidencia de las elecciones USA en 2020, y Zuckerberg es uno de los favoritos a presentarse. El tema nos interesa –y mucho- porque el susodicho, además de ser propietario de Instagram y Whatsapp y señalar recientemente que su compañía, Facebook ya tiene dos mil millones de usuarios a nivel global, puede marcar el rumbo y el futuro del planeta si llegase a conseguirlo. Miedo da leer lo que hace Trump cada día, pero terrorífico es pensar en uno o dos mandatos consecutivos del hombre más poderoso –tecnológicamente hablando- del planeta. Nuestros destinos estarían en sus manos. Gran hermano, a lo bestia.

Son solo rumores, bien es cierto, pero si antes existían especulaciones de peticiones masivas donde solicitaban al CEO de Facebook que él fuera el próximo candidato a la presidencia de Estados Unidos, y Zuckerberg parecía no estar interesado, ahora ha comenzado “a dar señales” de lo contrario. Y no son comentarios banales, sino referencias en periódicos completamente fiables, noticias y portales políticos, quienes comentan que Zuck comienza a dejar a un lado la discreción y a dejar pistas de sus intenciones de ser candidato presidencial para ocupar la Casa Blanca en 2020; el primer dato es que a nivel personal recientemente ha contratado al asesor del ex presidente Barack Obama, Joel Benenson, bajo el argumento de “consultor de proyectos filantrópicos”. Además Mark, junto con su esposa Priscila Chan, han contratado también a David Plouffe, director de campaña de Obama en 2008, así como a Amy Dudley, ex consejera de comunicaciones de senadores demócratas y Ken Mehlman, quien asesoró la reelección del ex presidente George W. Bush; un buen elenco de asesores para un futuro candidato, y no suena precisamente para que pongan “me gusta” en su muro.

En pleno maremágnum Trump, acaparando portadas, hay especialistas a los que no se les pasa el “listening tour” que hace Mark desde enero pasado, viajando a casi todos las Estados del país reuniéndose con líderes políticos locales. Para la posteridad ha contratado a Charles Ommanney, quien fuera el fotógrafo de las campañas presidenciales de Obama y Bush, fotorreportero que además ha tenido un activo papel en la pasada cumbre de Asía Pacífico (APEC).

Lo que más llama la atención es que si el propietario de Facebook decidiera presentarse, para él el coste de los gastos de campaña solo le costaría el uno por ciento de su fortuna. Pecata minuta. Echando números al detalle y para que no haya margen de error, para ser Presidente tendría que invertir 2.400 millones de dólares; Hillary gastó 768 millones en 2016, mientras que Trump “solo” 398 millones. En el último trimestre de este año Zuckerberg ha ganado 4.4 mil millones de dólares. ¡Será por dinero!.

Si lo consigues, ¡acuérdate de nosotros!.

Otro aspecto que despierta la curiosidad es que el CEO de Facebook se ha mostrado a favor de un salario básico universal, es decir, ingresos independientes a la situación laboral. Además, suele hablar de unidad y de tomar decisiones “juntos” para explorar ideas nuevas en cuanto a la salud económica de las personas. Si nos atrapan por la Comunicación, por la billetera y por el entorno social, vamos apañados.

En la rumorología la ex primera dama, Michelle Obama, también ha sido señalada como posible aspirante para la candidatura presidencial de 2020, ya que justo antes de terminar el mandato de su marido hizo una minigira en solitario para reunirse con veteranos e ironizar frivolizando sobre una candidatura presidencial. Los personajes han demostrado juguetear con el marketing político a su favor, al generar expectativas que se vuelven tendencia, además de que sus declaraciones y eventos sirven para proyectar su imagen y la de sus compañías o branding personal.

Incluso, recientemente, el actor Dwayne Johnson, fue señalado por la Comisión Electoral de Estados Unidos como aspirante oficial independiente para la candidatura presidencial de 2020, y aunque el ex luchador no lo ha negado, sino que ha jugado con dichos señalamientos, ya se presentó como compañero de fatigas con el veterano actor Tom Hanks, en el pasado final de temporada de Saturday Night Live.

“Mark, somos Estempore. Estamos en Madrid y Barcelona. Nuestro lema es `construimos Internet a diario´. Somos honrados y trabajadores. Somos creativos. Hacemos páginas Web y todo tipo de servicios de Diseño. Además, luchamos por FB y prescribimos a todos nuestros Clientes tu red social. No vamos a contribuir con dinero en tu campaña, pero si al menos estaremos aquí para informar de ella…”.

En 2020 seguro que aún no vuelan los coches de Blade Runner, ni los humanos se cultivarán como en Un mundo feliz, ni los bomberos se dedicarán a quemar pilas de libros, como en Farenheit 451, pero es posible que estemos más cerca que nunca de 1984, la fantasía distópica de George Orwell tan solo 33 años después.

Dios nos pille confesados.

 

Zuckerberg Presidente